miércoles, 22 de octubre de 2014

Articulo: Exigencias políticamente éticas no solo compromisos voluntarios para enfrentar el Cambio Climático

La Marcha de los Pueblos sobre el Clima en Nueva York el pasado 21 de septiembre, y las movilizaciones a nivel mundial de más de medio millón de personas, una de las mayores movilizaciones en la historia climática, que antecedió a la Cumbre del Clima del 23 de septiembre, convocada por el Secretario General de Naciones Unidas, es una clara manifestación de la posición de la sociedad, un grito desesperado de exigir acciones, frente al planeta, la Madre Tierra, que día a día desgarramos, ultrajamos y pisoteamos.

Los gobiernos del mundo, en particular de los países desarrollados, no han estado a la altura de las demandas, voces y propuestas que espera y exige la sociedad. No podemos darnos el lujo de ser indiferentes, de no reaccionar ante las evidencias científicas y las señales de la naturaleza. No podemos dejar que nos consuma la pasividad y seguir perdiendo la posibilidad de actuar, cuando aún podemos hacerlo. No son suficientes compromisos voluntarios, distraen la posibilidad de soluciones reales y estructurales; son necesarias exigencias éticas, de justicia social y climática. No está en juego la mayor o menor utilidad de las empresas, ni el mayor o menor crecimiento de los países, está en riesgo la vida, la vida de millones de seres humanos, y miles de especies no humanas vitales para el equilibrio planetario.