miércoles, 9 de marzo de 2016

Instituciones y políticas contra el cambio climático

La época histórica en la que dominaba la constelación formada por el Estado territorial, la nación y una economía cuyas presiones e impactos ambientales se circunscribían al ámbito local-nacional ha finalizado. Estamos ante una encrucijada de la que solo se puede salir de forma positiva avanzando hacia mecanismos institucionales que permitan transitar a un Estado ordenado, regulado, en la utilización de los bienes comunes de la humanidad. La encrucijada nos sitúa ante un desafío decisivo, ya que el cambio climático plantea una importante amenaza de seguridad. La presente generación no puede permitirse caminar somnolienta y entregar a las generaciones venideras un clima gravemente desestabilizado. Las sociedades tienen legítimo derecho a exigir seguridad y los gobiernos tienen la obligación política de protegerla.